martes, 25 de noviembre de 2008

Me equivoqué


Hace varios años atrás hice una amiga de casualidad, tanto ella como yo éramos conocidas de otra chica que una vez nos invitó a comer "pizza" en su casa. Esa noche me fui sin comer ni una porción de pizza, pero me fui con una amiga.

Esta amiga es una de las mejores personas que tuve el gusto en conocer en mi vida. Es inteligente, muy creativa, tiene una imaginación increíble y, aunque a veces se hace la dura, tiene un buen corazón.

La verdad es que teníamos una linda amistad.

Sin embargo, hubo un día en el que, por motivos realmente tontos, terminamos esa amistad tan linda que nos unía.

En realidad ella se enojó conmigo por culpa de un gran defecto que yo tenía, defecto que generalmente la afectaba a ella; pero ese día ella creyó que yo hice lo mismo de siempre, cuando en realidad no lo estaba haciendo.

Ella se enojó porque creyo que otra vez yo hacía lo mismo, y yo me enojé porque esa vez no era así.

Pero hay una frase que dice "hazte la fama y échate a la cama", es por eso que sé que ella tenía razón.

Lo que me sorprende es que seamos dos personas inteligentes que no fuimos capaces de ver que la amistad que habíamos cosechado valía más que nuestro orgullo.

Hace muchísimo tiempo que la extraño. Estar alejada de ella es una de las cosas más feas que viví y daría todo por una tarde de merienda escuchando sus historias y sus ideas.

Podría levantar el teléfono y llamarla, pero no me animo.

Podría escribirle un mail, pero no sé qué decir.

O tal vez podría mandarle este post...

miércoles, 8 de octubre de 2008

Generación 80 - Me sentí muy identificada

A los nacidos entre 1980 y 1989


El objeto de esta misiva es la de reivindicar a una generación, la de todos aquellos que nacimos en los 80, la de los que estamos siendo actores de algo que nuestros progenitores ni podían soñar, la que vemos que la casa que compraron nuestros padres ahora vale 20 o 30 veces más, la de los que tomarán las decisiones importantes en un futuro no muy lejano.


Somos la última generación que hemos aprendido a jugar en la calle y en los recreos del colegio a las bolitas, a la mancha , a la escondida y al elástico, a la vez, somos la primera que ha jugado a videojuegos, hemos ido a parques de atracciones o visto dibujos animados en color.
Hemos vestido jeans de campana,de pata de elefantey con la costura torcida; nuestro primer polerón era azul marino con franjas blancas en la manga y nuestras primeras zapatillas de marca las tuvimos pasados los 10 años.

El 1 de noviembre era el día de Todos los Santos y no Halloween. Fuimos los últimos en grabar canciones de la radio en casettes y los pioneros del walkman y del chat.

Se nos ha etiquetado de generación X y tuvimos que tragarnos, Salvado por la Campana y Beverly Hills 90210, (te gustaron en su momento, velas ahora...). Lloramos con Carrusel, y nos moríamos si no llegábamos a ver montaña rusa y/ó Amigovios
Somos los primeros en incorporarnos a trabajar a través de una ETT y expertos en enviar el currículum por Internet.
Siempre nos recuerdan acontecimientos de antes que naciéramos, como si no hubiéramos vivido nada histórico. Nosotros hemos aprendido lo qué es el terrorismo, vimos caer el muro de Berlín y nos enteramos de golpe un 11 de septiembre de la caída de dos torres.
Aprendimos a programar el video antes que nadie, jugamos con el Spectrum, el tetris el Mario Bross, vimos los anuncios de los primeros celulares y creímos que Internet sería un mundo libre.
Somos la Generación de Xuxa Robotech, Gi Joe, Los Halcones Galácticos los Thunder Cats los Transformers, Jem , He-Man y las Tortugas Ninja, Del Correcaminos, 'Oliver y Benjí', Rainbow Bright y Frutillita, de los pitufos, La Pantera Rosa, Los Picapiedras, el pájaro loco.


Los que crecieron escuchando a Soda, Madonna, Michael Jackson y Guns ´N Roses y que luego presenciaron el apogeo y desplome del grunge junto con la muerte por sobredosis de su mayor exponente. También estaban las Azúcar Moreno, Los Locomía y sus abanicos . Nos emocionamos con Superman, ET ,
Mi amigo Mac, la Historia sin Fin o En busca del Arca Perdida.
Comíamos jugo en polvo y la leche con Nesquik era lo mejor. Somos la última generación que vio a su padre llenar a más no poder la parrilla del auto con maletas para ir de vacaciones.
La última generación de las botellas de a litro, Y qué tanto, la última generación cuerda que ha habido.

Este correo está dedicado a las personas que nacieron entre 1980 y 1989. La verdad es que no sé cómo hemos podido sobrevivir a nuestra infancia!!!! Mirando atrás es difícil creer que estemos vivos: viajábamos en autos sin cinturones de seguridad traseros, sin sillitas especiales y sin air-bag, hacíamos viajes de 10-12h y no sufríamos el síndrome de la clase turista. No tuvimos puertas con protecciones, armarios o frascos de medicinas contapa a prueba de niños. Andábamos en bicicleta sin casco, ni protectores para rodillas y codos. Los columpios eran de metal y con esquinas en punta. Salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces.

No había celulares. Íbamos a clase cargados de libros y cuadernos, todo metido en una mochila o bolsón que rara vez y no tenía refuerzo para los hombros y, mucho menos, ruedas!!!
Comíamos dulces (caramelos Sugus
y palitos de la selva ) y tomábamos bebidas, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto. Compartimos botellas de bebidas y nadie se contagio de nada, excepto de los piojos del cole, cosa que se solucionaba lavándose la cabeza con vinagre caliente.

No tuvimos PlayStation, (existían el Family Game
y luego el Sega )
No habían 99 canales de televisión, pantallas planas, sonido sunround, mp3s, ipods, computadores e Internet, pero nos lo pasábamos de lo lindo tirándonos bombitas de agua o manguereándonos. Bebíamos agua directamente del grifo de las fuentesde los parques, agua sin embotellar, donde sorbían los perros!!! Y nunca escuchamos sobre el calentamiento global.


Flirteábamos jugando a la botella o al verdad consecuencia, no en un chat diciendo BOLUDECES, ni pretendíamos llamar la atención mediante un fotolog ni auto denominándonos pokemones ,pelo lais, otakus, emos, etc.
Éramos responsables de nuestras acciones y acarreábamos con las consecuencias, no había nadie para resolver eso. Tuvimos libertad, fracaso, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello.Tú eres uno de ellos?? ¡Felicidades!

Pasos

Hubo una época en la que me conectaba todos los días con un solo fin: escribir algo en mi blog.
Pero algo pasó que hizo que ese objetivo diario que tenía se esfumara.
Tal vez estuve deprimida un tiempo, y es posible que por esa razón haya sentido que no había nada emocionante y/o interesante para contar.
Creo que sólo escribí dos o tres veces en todo lo que va del año. Y no escribí porque honestamente sentía que era al vicio hacerlo.
Sin embargo, hice una especie de retrospectiva de este año y me di cuenta que pasaron muchas cosas. No fueron todas cosas buenas, pero la verdad es que tampoco ocurrieron cosas malas.

El primer gran paso de este año fue empezar terapia. Ella se llama Susana, es una mujer joven, tal vez de unos 40 años. Susana es la principal responsable de cada uno de mis cambios. Ella no me obligó a hacerlos, pero sí impulso cada cosa que decidí; siempre me comprendió y es una persona que me hace sentir que puedo contar con ella.

Luego de varias sesiones de terapia, me animé a dar el GRAN paso de mi vida. Hice algo que realmente deseaba hacer hace muchísimo tiempo, pero no juntaba coraje para hacerlo, ni siquiera me animaba a decirlo en voz alta: dejé medicina.
Cuando logré expresar todos los motivos por los cuales sentía que esa carrera no era para mi, sentí que me saqué una gran mochila de encima. Fue una sensación tan pero tan placentera y tan liberadora que por primera vez en mucho tiempo empecé a sentirme feliz por mí.
Lo hablé con mi mamá, me entendió y me apoyó. Así que colgué un delantal para agarrar una calculadora. Empecé la carrera de Contador Público en la Facultad de Ciencias Económicas.
Ya sé que fue un cambió muy drástico, pero fue un cambio hermoso. El primer día de clases tenía miedo, miedo de sentirme vieja entre tantos niñitos recién salidos del secundario. Sin embrago, para mi sorpresa, no fue así. Tengo compañeros de todas las edades, que van desde esos niñitos recién salidos de la secundaria con las hormonas alborotadas hasta un señor grande que podría ser mi papá.
Me encanta lo que estoy estudiando, y lo mejor de todo es que me va bien. Además tengo un grupo de compañeros divino. La mayoría trabajamos, todos nos sacrificamos y no existe maldad entre nosotros, ni siquiera competimos.
Ese fue mi segundo gran paso.

Después de muchos gritos, varias peleas y demasiadas lágrimas, Federico y yo nos sentamos por primera vez a hablar como dos personas adultas y maduras. Nos dimos cuenta que a pesar de todo el cariño y amor que había, y hay, entre nosotros, no nos hacemos bien. Nos dimos cuenta que ya no nos hacíamos felices mutuamente. Quedaron muchas cosas por decir, pero creo que nunca van a ser dichas. El tiempo cura las heridas, y honestamente las mías están sanando bastante bien.
Sé que no es la primera vez que escribo esto, que Fede y yo ya tuvimos varias idas y venidas, pero ésta vez es diferente. Esta vez es en serio.

Otro gran paso que hice fue que renuncié a mi trabajo de secretaria en el laboratorio. Puedo sentarme a escribir tres horas sobre las mil y unas situaciones que viví mientras trabajé en ese lugar, pero no vale la pena. Los últimos días ahí, opté por tomar una postura en la que no me calentaba por nada. Si tenían ganas de gritar, que griten. Si se enojan porque llego media hora tarde, problema de ellos.

Creo que trabajando en ese lugar, envejecí unos cinco años. Es un trabajo demasiado estresante, con muchas responsabilidades y con presiones agobiantes.
Siempre creí que el trabajo de secretaria era lindo y fácil. Lindo es, pero no es fácil. Especialmente cuando tu jefa considera que ella es dueña de tus tiempos y de tu vida en general.
Fui feliz esa semana en la que cuando dije “Me voy”
Fue algo que mi jefa no esperaba, pero que tuvo aceptar.
Sé que nadie es indispensable en este mundo, pero también sé que para ellos va a ser muy difícil encontrar a otra persona que me remplace. Lástima que uno valora las cosas cuando las pierde, ella va a valorarme a partir de ahora cuando “Pini” no esté para solucionarle cada una de las cosas que ella no sabe resolver.


Lo malo de dejar ese trabajo es que en ese lugar conocí al mejor amigo que hice en mi vida. Se llama Esteban, es bioquímico y durante un año que compartí todas las mañanas con él. Solo yo sé cuanto lo extraño, pero también sé que ese lazo tan especial que existe entre nosotros va a ser imposible de cortar.
Más de una persona me preguntó si yo estaba enamorada de él, y la verdad es que no lo estoy. El amor que siento por Esteban es tan sano y tan puro que me resulta imposible verlo como hombre. Es mi amigo del alma, un ser con el que nunca discutí y con el que nunca me enojé. Gracias a él cada uno de los días que fui a trabajar me reí; compartimos secretos, nos contamos nuestras historias y un par de veces lloré en sus brazos.

Esteban es una de las personas que más quiero. Y si aguanté más de lo que debía fue por seguir trabajando a su lado. Extraño horrores nuestros desayunos, nuestras charlas, nuestras bromas, sus mordidas; en fin, extraño TODO de él y de nuestra amistad.

Renuncié al laboratorio porque empecé a trabajar en Personal. Es un trabajo distinto, es mejor, con mejor sueldo, en blanco y con varias ventajas más. No es el trabajo ideal, yo quiero entrar a un banco y voy a seguir luchando y esforzándome para llegar; pero mientras tanto este nuevo trabajo me gusta y cumple con gran parte de mis expectativas. Además tiene un horario que me permite estudiar sin ningún tipo de inconveniente, incluso me dan días para rendir y/o estudiar (tal vez para el resto de las personas eso es normal, ya que es un derecho, pero nunca antes tuve un trabajo que cumpla con esa obligación)

Como puede verse, estoy dando muchos pasos y aún me falta contar sobre un gran paso que empecé a dar junto a otra persona. Pero ese paso se merece un post propio.

martes, 12 de agosto de 2008

Extrañitis

Extraño escribir en este blog.
Quiero volver, pero me cuesta escribir.
Tendré alguna enfermedad que me impide expresarme?

martes, 22 de julio de 2008

Día del Amigo

Un amigo es alguien que se interesa por todo lo que haces.

Un amigo es alguien que se interesa por todo lo que piensas.

Un amigo es alguien a acudes en los buenos tiempos.

Un amigo es alguien que comprende todo lo que haces.

Un amigo es alguien que te dice la verdad sobre ti misma.

Un amigo es alguien que sabe lo que te ocurre en todo momento.

Un amigo es alguien que se niega a escuchar habladurías sobre ti.

Un amigo es alguien que te apoya siempre.

Un amigo es alguien que no compite contigo.

Un amigo es alguien que se alegra sinceramente cuando las cosas te van bien.

Un amigo es alguien que trata de alegrarte cuando las cosas no van bien.

Un amigo es una parte de ti misma sin la cual no te sientes completa.

Susan Polis Schutz


Gracias a cada uno de ustedes hoy soy quien soy, porque cada uno de ustedes me enseñó algo distinto, algo que me permitió crecer y madurar.

Feliz Día a mis amigas más antiguas, a las que conocí en el primario, en el jardín o en la vida, con las que compartí mi infancia y gran parte de mi adolescencia: Mili, Apelu, Marina, Conti O., Alexia y Carolina.

Feliz Día a esas amigas que hace mucho tiempo que no veo. Amigas con las que perdí el contacto pero que siempre están en mis pensamientos: Yanet, Lety, Ivanna M. y Moni.

Feliz Día a mis amigos varones, esos que me permiten sostener mi teoría de que la amistad entre el hombre y la mujer sí existe: Luciano, Guille, Goyo, Carlo, Héctor y Rodrigo R.

Feliz Día a mi primer amigo varón, ese amigo que conocí en primer grado, con el que perdí contacto durante un largo tiempo y que hoy reaparece: Marcos.

Feliz Día a ese amigo que creyó en mi: Alfredo, gracias al cual conocí a personas increíbles que adoro: Flor, Lucía, Emi, Vale, Cris, Silvana, Jorge S., Jorge I., Flavia y Karina.

Feliz Día a esas amigas que además nos une la sangre: Marilí y Paula.

Feliz Día a esas amigas que conocí de casualidad, pero que agradezco con toda el alma que formen parte de mi vida: Noelia, Silvita, Lorena y Josefina.

Feliz Día a mis amigos de Medicina que muchas veces gracias a ellos logré aprobar un práctico y/o un parcial: Alejandro y las Mellis Noelia y Nadia.

Feliz Día a esa amiga que me enseñó a respetar la religión y a creer que hay un Dios que nos protege: Beatriz.

Feliz Día a esa amiga que me cuida desde el cielo: Anita.

Feliz Día a esas dos amigas que a pesar de todo las quiero demasiado: Cucú y Noel.

Feliz Día a esas dos mujeres que al ser son más grandes que yo, me enseñaron a mirar las cosas desde otra perspectiva: Marta y Cristina.

Feliz Día a esa amiga que siempre sonríe, que hace contagioso su optimismo: la Petu.

Feliz Día a esa amiga que conocí trabajando, que me enseñó algunas cosas y que me aguantó día a día: Kari.

Feliz Día a esas dos personas que apenas me conocieron me abrieron las puertas de sus casas y de sus vidas, esas dos personas que aún estoy conociendo pero que ya aprendí a quererlas: Rodrigo y Pamela.

Feliz Día a las personas que figuran en este mail pero que no lo van a leer porque ni siquiera usan la computadora.

Y por último Feliz Día a esas personas que siempre están, a pesar de que tengamos un océano en el medio, o a pesar de que tengan millones de cosas en la cabeza, a pesar que estén desesperadas por conseguir un mejor empleo, a pesar que se vean obligadas a estudiar más de lo posible para un parcial: Jime, Romi, Esteban, Anita, Silvia y Patito.


En fin Feliz Día a todos ustedes.
Cada uno es una parte indispensable de mi vida.
Todos me enseñaron algo, todos estuvieron a mi lado en distintos momentos. Momentos buenos y otros no tan buenos.
Con ustedes reí, lloré, me enojé, grité, pelee y me amigué.
Más de uno me consoló cuando lo necesite y a más de uno abrace mientras sentía que el mundo se venía abajo.
Imposible olvidar los viajes que hicimos juntos (ya sea bien lejos como el sur de la Argentina o bien cerca como Tafi Viejo), los asados, las tardes de mates, las noches sin dormir y tantas cosas más.
Una y mil veces gracias por estar o simplemente por haber estado.
Los Quiero Mucho,

Pier, Piegz, Peperina, Pini y/o Pierina

Y también Feliz Día a cada una de las personas que leen este blog, son amistades especiales